Superando el Bloqueo de Lector: Dejar Libros a Medias Está Bien

Superando el Bloqueo de Lector: Dejar Libros a Medias Está Bien

     Cuando somos lectores ávidos, apasionados y los primeros en esperar el lanzamiento del nuevo libro de nuestro escritor favorito, tener un “bloqueo de lector” (que no es más que una sensación frustrante que nos impide disfrutar del hábito de leer y pasar esas páginas), resulta ser más que una condena, una penitencia casi infernal. ¿Te ha pasado? En ocasiones tendremos un libro (o más) en nuestras manos que simplemente no logrará cautivarnos. Esto es normal y aceptable, ya que no todos los libros son para todo el mundo, e incluso, aunque a dos personas les guste el mismo libro, podría provocar sentimientos completamente distintos en cada lector. Eso es parte de la magia de los libros. Sin embargo, en ocasiones, aun sintiendo desinterés por lo que se está leyendo, nos sentimos obligados a terminar. Y esta es una de las razones principales para el tan doloroso “bloqueo de lector”. Personalmente, me identifico mucho con una frase que me dije alguna vez y la cual creo que resume perfectamente esta experiencia: "madurar es también dejar un libro a medias cuando no te gusta".

He pasado por incontables bloqueos de lector debido a mi insistencia en terminar libros que, por diversas razones, no lograban captar mi atención. Esta lucha interna, entre el deseo de completar la lectura, ya fuera por conocer el desenlace de la historia o porque me había comprometido con alguien a hacerlo, y la insistencia de continuar con algo que no me atrae, solía ser un verdadero dilema para mí. Esto dejaba como consecuencia meses largos sin tocar ni oler las páginas de un libro, y mucho menos sentir el deseo o el interés de comenzar alguno nuevo. Encontrar ese libro que me llevara nuevamente a la luz era un total “IMPOSIBLE”. ¿Te imaginas, una distribuidora de libros sin leer? ¡Un caos! Sin embargo, todo cambió cuando finalmente acepté que está bien abandonar un libro a medias si no logra despertar mi interés.

     Es importante comprender que dejar un libro a medias no implica que el libro sea malo, que yo no lo comprenda o que el autor sea deficiente en su escritura. Simplemente significa que esa obra en particular no resonó conmigo en ese momento específico. Esto significa tal vez más adelante, con otros ánimos, otra madurez quizás, esa lectura pudiera despertar mi atención. Esta aceptación me permitió liberarme de la presión autoimpuesta de terminar cada libro que comenzaba, y me brindó la libertad de explorar nuevos géneros, estilos y autores sin sentirme atada a una lectura que no me emocionaba.

     Como estoy segurísima de que te ha pasado lo mismo, quiero compartirte algunos consejos que me han ayudado a superar este desafiante bloqueo y a disfrutar plenamente del maravilloso mundo de la lectura:

  1. Escucha tu voz interior: Sí, tu voz interior. Esa delicada vocecita que dice casi a gritos que no le gusta lo que está leyendo, a veces ocurre desde la primera página. Si sientes que un libro no te está atrapando después de darle una oportunidad justa, no tengas miedo de dejarlo de lado y buscar algo que realmente te entusiasme. No hace falta que llegues a la mitad de un libro, y menos si tiene 600 páginas o más, para decidir soltarlo. Si ya sentiste que no te enamorarás de esa lectura, ¡suéltalo!
  2. Explora diferentes géneros y estilos: En ocasiones, el bloqueo de lector puede ser el resultado de leer demasiado del mismo tipo de libro o tema. Y en muchas ocasiones esto provoca que sientas que lees historias o información repetitiva, aunque no sea el caso. Es por eso que explorar diferentes géneros, autores y estilos te puede ayudar a encontrar nuevas pasiones literarias. Puedes intercalar temas o géneros cada vez que termines una lectura, de esta forma sentirás que siempre estás leyendo algo nuevo y fresco.
  3. Busca recomendaciones: Pide recomendaciones a amigos, familiares o incluso en comunidades de lectores, bookstagrammers, booktokers y otras influencias literarias. Te podrías sorprender con cada joya literaria que descubrirías por recomendaciones y que tal vez por tu cuenta nunca hubieras descubierto. Esto también te puede ayudar no solo a conocer las tendencias sino también a descubrir otros escritores, incluso dentro de tus géneros y temas favoritos.
  4. No te sientas culpable: Entiende que tu tiempo de lectura es valioso y no estás obligado a terminar cada libro que comienzas. Date el permiso de abandonar aquellas lecturas que no te están brindando satisfacción. No permitas que un solo libro que no te atrapó deshaga toda la magia y el amor por la lectura.
  5. Disfruta del proceso: La lectura debería ser un placer, no una tarea. Disfruta del proceso de explorar nuevos mundos, nuevos géneros literarios, autores desconocidos, aventurarte en otras culturas, conocer personajes fascinantes y sumergirte en historias cautivadoras. Siempre habrá un libro para cada lector, así como siempre habrá un lector para cada libro.

     En lugar de ver el bloqueo de lector como un obstáculo insuperable, míralo como una oportunidad para explorar y descubrir nuevos libros que realmente te apasionen. No permitas que se arruine ese momento de lectura por no haber soltado un libro a tiempo. Visita las librerías, respira ese olor literario que solo el olfato de un lector apasionado reconoce, conecta con alguna nueva lectura y comparte tu experiencia con otros lectores que también han soltado algún libro a medias. Recuerda que los libros son la mejor herramienta que tenemos para soñar, viajar, crecer, sanar y cambiar el mundo. ¡Disfruta y saca lo mejor de ellos!

Regresar al blog

Deja un comentario